Los Niños Después De Un Sismo O Terremoto

468

 

¿Cómo Comprender Las Respuestas De Los Niños Después De Un Sismo o Terremoto?

 

Consejos Generales para todas las edades

  • Siempre escucha a una persona doliente, no necesariamente espera un consejo, la mayor parte del tiempo sólo quiere ser escuchada. Siempre estar a su lado, no lo dejes, menos lo abandones. Muy importante que te comunique cómo se siente, tanto física como emocionalmente.
  • Puedes platicar experiencias tuyas, tanto en situaciones de estrés o por pérdidas de seres queridos, simplemente no trates de minimizar su situación o insinuar que tu pérdida o experiencia fueron mayores.
  • Ayuda mucho que te comparta historias, sobre todo si ha perdido un ser querido. Escucha atentamente y no des consejo o correcciones. Muchas veces se pueden confundir detalles.
  • El contacto físico es muy importante, siempre y cuando la otra persona no se incomode. Empieza con un sencillo toque y termina, si lo permite con un fuerte y largo abrazo. Lloren de ser necesario.

 

Las Etapas De Desarrollo Cognitivo De Piaget

 

Basándonos un poco en estas etapas para tratar de ayudar en la comprensión de cómo ayudar a los niños a enfrentarse a situaciones de estrés, empezaremos por explicar estas etapas y posteriormente a dar los consejos para cada etapa para afrontar una crisis.

Las teorías cognitivas se centran en el estudio de la estructura y desarrollo de los procesos del pensamiento, especialmente cómo afecta esto a la comprensión de la persona sobre su entorno.

Piaget suponía que “los niños a cada edad tienen capacidad para resolver determinadas cuestiones y problemas”. Estás etapas terminan hasta los 12 años y de ahí avanzan a la edad adulta, por lo que modificamos este periodo para mejor ayudar a estos adolescentes.

 

Niños de 0-2 años.

  • No logran comprender el peligro. Sienten la angustia que los demás tienen. Hay que reforzarles el cariño y amor.

 

Niños de 2-7 años.

  • Ya saben que algo está mal, aunque no logran entender qué. Esto les causa frustración e impotencia.
  • Déjalo expresarse, no lo limites en sus explicaciones y oriéntalo a que no haga cosas que lo pongan en peligro. Que llore todo lo necesario posible.
  • Trata en la medida de lo posible, de integrarlos a una rutina, de preferencia a su anterior rutina, o según las circunstancias a una nueva donde sea un partícipe importante. Hazlo sentir querido y valioso.
  • “Abrázalo constantemente y dile que lo quieres muchas veces al día”.

 

Niños de 7 a 12 años.

  • Aunque ya entienden más, pueden desarrollar temores imaginarios de tipo fatalistas. Necesitan mayor paciencia por parte de los adultos.
  • Mostrarán cierta rebeldía y “exceso” de conocimiento, lo que provocará enfrentamientos con la autoridad.
  • Llorará, muchas veces a escondidas. Como adulto muestra comprensión y entendimiento, aunque te haya hecho enojar previamente. Recuerda, está muy asustado al cambio.
  • No les mientas con lo que está sucediendo, simplemente suaviza tus palabras.

 

Adolescentes de 12 a 14 años

  • Sus emociones ya pueden ser en grupos o individuales. Siempre estarán comentando con sus amigos o grupos. Buscarán aceptación y admiración en algún momento.
  • Siempre pon atención a cualquier circunstancia, sobre todo conductas o comentarios nuevos.
  • Debes ser más comprensivo y tolerante, tratarán de solucionar el mundo y retarán tus conocimientos.
  • Estimúlalos a participar en arreglar el hogar y estar en familia; refuérzalo como lo más importante, la unidad familiar.
  • Que te ayude a organizar equipo de salvamento, rutas de escape, cargar baterías, juntar alimentos y agua, etc. Utiliza su fuerza y voluntad de ayuda.
  • Déjalo hablar sin interrumpirlo y mucho menos criticarlos. Corrige amablemente algún error, pero siempre con sustentos de lo que digas.

 

Adolescente de 14 a 18 años

  • Tratará de salir a ayudar, quiere y necesita usar sus habilidades y fuerza para ayudar. Sólo oriéntalo y ayúdalo a equiparse. Preséntalo con grupos especializados que le den pláticas de seguridad. Si puedes, mejor oriéntalo a trabajos de rehabilitación del área donde vive, no tanto al rescate.
  • Reanuda sus estudios, que lea cómo es mejor hacer la ayuda.
  • En general pueden bajar sus calificaciones, es temporal. Oriéntalo a estudiar.
  • Tendrá mucho enojo. Ábrete a escucharlo constantemente.

 

¿Necesitas ayuda para descifrar lo que tu hijo está sientiendo y expresando? Acércate a tu pediatra, juntos encontrarán la forma de salir adelante con tu hijo.

 

Te sugerimos leer el artículo “Mi Hijo Está Sufriendo” dale click aquí

 

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra, neonatólogo, Mtro en Administración y Dirección de Hospitales, Mtro. Neonatólogo.