Diarreas Virales, Stomach Flu Sana y Hermosa

Diarreas Invernales

147

Stomach Flu o conocida también como Diarreas Invernales.

La diarrea es una de las enfermedades más frecuentes durante la infancia. Se define como diarrea a un número de evacuaciones más frecuentes que lo normal para cada uno, en su mayoría, éstas son disminuidas de consistencia. La diarrea es un síntoma de un gran rango de condiciones que pueden ser de origen infeccioso y/o inflamatorio, como respuesta a una agresión que repercute en el intestino (estrés, comida copiosa, muy condimentada, etc).

En la gran mayoría de los casos, las diarreas se auto limitan, es decir, no necesitan antibióticos o algún medicamento para erradicarlas. Hasta que esto ocurra, lo más importante es brindarle a nuestros hijos la mayor cantidad de líquidos posibles para evitar la deshidratación y reincorporarlos lo antes posible a su dieta normal.

“Es muy importante distinguir entre las bebidas para rehidratación oral especiales para niños y aquellas para rehidratación para adultos deportistas, altas en sales y glucosa (azúcar) que pueden causar daño a un riñón infantil”. La pérdida temporal del apetito no es dañino en niños bien alimentados y previamente sanos.

Los brotes de diarreas infecciosas son comunes en comunidades cerradas o aisladas, escuelas o centros de estancias infantiles.

La principal causa de diarreas en todas las edades son de origen viral, siendo aún más frecuentes en épocas invernales (>70%). Los síntomas asociados a este tipo de padecimientos son:

1) Diarreas de inicio súbito

2) Cólicos abdominales generalmente no muy fuertes

3) Vómitos con o sin nausea y

4) Fiebres moderadas (<38.7°C).

¿Cuándo debes llamar a tu pediatra?
Si la diarrea se acompaña por signos de deshidratación, tales como:

  1. Micción (orinar) infrecuente o nula.
  2. Orina obscura.
  3. Ojos hundidos.
  4. Rechazo a los líquidos (usualmente hasta los que anteriormente le gustaban).
  5. Resequedad de boca y mucosas.
  6. Letargo, disminución en sus actividades normales, somnolencia.
  7. La diarrea dura más de 48 hrs o vómito por más de 12 hrs.
  8. Presencia de sangre y/o moco en las evacuaciones.
  9. Cólico de gran intensidad con incapacidad para mantenerse erguido o caminar.

¿Qué puedo hacer?
La pérdida de agua y sales debe ser restituida para prevenir la diarrea. Para su rehidratación, usa sólo soluciones electrolíticas comerciales infantiles. Repito: NO USES bebidas deportivas: su contenido en azúcares y sales pueden empeorar la diarrea y están diseñadas para adultos deportistas de 70 kg, NO para niños. Cuando tu hijo empiece a mejorar, restituye una dieta blanda (sin grasas, lácteos ni irritantes). NO le des analgésicos o antiespasmódicos si tiene dolor abdominal y no ha sido revisado previamente por un médico para descartar complicaciones u otras enfermedades como una apendicitis.

Aún cuando tu hijo esté vomitando, inicia o continúa con su rehidratación. Puedes hablarle a tu médico para que te recomiende algún medicamento para quitar el vómito. Siempre la opinión del médico es la que cuenta.

Dieta Astringente:

  • Sopa de arroz, de zanahoria o de pescado, puré de papas o zanahorias.
  • Carnes: pescado blanco o aves (sin piel) cocidos o a la plancha.
  • Frutas: manzana hervida, membrillo, plátano, pan blanco o tostado, huevo hervido.

Alimentos No Aconsejados:

  • Leche, queso o yogurt.
  • Embutidos: chorizo, mortadela o salchicha.
  • Verduras verdes (acelgas, espinacas, lechuga)
  • Café, cítricos, bebidas energéticas
  • Dulces, chocolates, almendras, nueces.

¿Cómo puedo prevenir un contagio?

Si la diarrea es por rotavirus, lo mejor es haber protegido a tus hijos con las vacunas que se ponen a partir de los 2 meses de edad hasta los 6 meses de edad. Para éste y otros virus, lo mejor es no saludarse de mano o beso, lavarse las manos antes y después de ir al baño, colocar pastillas de cloro diseñadas para los escusados, usar desinfectante en aerosol cuando se cambie un pañal o se acuda al baño estando enfermos e inmediatamente desinfectarse las manos ya sea con agua y jabón o con desinfectante en alcohol (gel). Cocer muy bien los alimentos, evitar comidas crudas.

Dr. Carlos Armenta
Pediatra, Neonatólogo, Mtría. en Administración Servicios de Salud (La Salle), Mtría. en Neonatología (Universidad Católica de Valencia).

Shares