Embarazo De Alto Riesgo

1049

El embarazo, descrito tradicionalmente como evento fisiológico y natural, debe considerarse, según Frederick P. Zuspan (profesor y director emérito del departamento de Ginecología y Obstetricia del Colegio de Medicina y Salud Pública de la Universidad del Estado de Ohio en Estados Unidos de América), como de excepción ya que puede producir la muerte o aumentar la incidencia de daño permanente a los sobrevivientes, la madre y el recién nacido.

Teniendo en cuenta la afirmación anterior, se reconoce que los embarazos de alto riesgo constituyen más o menos el 20% del total de embarazos y son responsables del 70-80% de la morbimortalidad perinatal.

El éxito del cuidado perinatal está en identificar precozmente qué pacientes tienen factores de riesgo, darles un valor clínico y poder planificar la atención adecuada de todas las embarazadas con el fin de disminuir o evitar, en lo posible, el daño materno y perinatal.  Siendo consecuentes con esto, el médico ginecólogo y obstetra que lleva un control prenatal debe saber:

  • Cómo es un control prenatal de rutina
  • Cómo identificar las pacientes de riesgo
  • Qué elementos deben estar disponibles para alcanzar una buena supervivencia fetal
  • Prestar una atención adecuada a la madre y al recién nacido.

Factores De Riesgo Perinatal

La embarazada y el feto tienen cuatro períodos en los cuales puede presentarse algún problema:

  • Anteparto
  • Intraparto
  • Postparto
  • Período Neonatal.

Un factor de riesgo se define como aquel que directa o indirectamente contribuye a que se modifique el normal desarrollo del feto o el estado materno o ambos.  Puede ser que los factores de riesgo se presenten anteparto, durante el transcurso del embarazo, intraparto o en el período neonatal (primeros 28 días de vida del recién nacido).

La identificación temprana de los factores de riesgo, seguida por un manejo adecuado, puede modificar o prevenir el pobre resultado perinatal.  Un sinnúmero de factores relacionados con el resultado del recién nacido identificados precozmente, aún incluyendo factores socio-económicos, demostraron cómo un buen cuidado prenatal era uno de los puntos más importantes para disminuir la mortalidad perinatal.

Son innumerables los factores de riesgo y de la misma manera, su importancia puede ser mayor o menor más aún cuando en una misma paciente pueden concurrir varios factores con un efecto mayor sobre el feto.

Una vez que las pacientes se clasifican y se identifican como de alta riesgo deben utilizarse normas de manejo que aseguren un excelente cuidado materno-fetal.

Existe una forma de evaluación de alto riesgo que incluye una historia clínica reproductiva (edad, número de partos, dos o mas abortos o historia de infertilidad, hemorragia postparto, hijo mayor de 4 Kg o menor de 2.5 Kg, hipertensión inducida por el embarazo, cesárea previa, parto anormal o difícil), una historia de los trastornos médicos o quirúrgicos asociados (cirugía ginecológica previa, enfermedad renal crónica, diabetes gestacional, diabetes mellitas, enfermedad cardiaca, otros trastornos médicos importantes) y obviamente lo referente al embarazo actual (hemorragia antes de la semana 20 o después de la semana 20, anemia, postmadurez, hipertensión, ruptura prematura de las membranas, mucho líquido amniótico, poco líquido amniótico, embarazo múltiple, mala presentación o de nalgas, grupo sanguíneo Rh negativo).

Una vez que una paciente sea catalogada como de alto riesgo, es muy importante que su control prenatal sea llevado por un especialista y no por médicos generales o enfermeras.

 

Artículo escrito por: Dr. Jose E. Tesone Lasman

Ginecología, Obstetricia, Ultrasonido

Evaluación De La Salud Fetal

 

Shares