Uñas Y Embarazo

20510


Durante el embarazo ocurren muchos cambios y algunos de estos cambios que las mujeres más comentan son el cabello y las uñas. Estos pueden crecer desmesuradamente durante esta etapa o caerse, quebrarse o dejar de crecer, así como presentar cambios desfavorables en su estética. La buena noticia es que en la gran mayoría de los embarazos el cabello y las uñas regresan a su estado normal una vez que termina la lactancia. Son muy escasos los reportes que indican que una vez que termina el embarazo y la lactancia el cabello y/o las uñas no vuelven a ser como eran antes. Incluso muchas mujeres reportan un mayor crecimiento de pestañas o mayor cantidad de estas, cabello más sedoso o brillante y uñas más fuertes.

Los estudios médicos indican que estas señales pueden deberse a los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo, sin embargo, existen otros estudios que definen que se deben a la mayor circulación sanguínea en todo el cuerpo. De cualquier forma, en caso de ocurrir de manera negativa en la imagen de la embarazada no se puede hacer mucho ya que algunos que ayudan al cabello y uñas no pueden ingerirse durante este periodo ni en la lactancia, del mismo modo deberán evitarse tratamientos caseros que no sean autorizados por el ginecólogo previamente.

 

Un tema que inquieta  a las embarazadas dentro del tema de la belleza es el uso de uñas postizas y es que mucho se dice sobre si pueden o no usar durante esta etapa. Existen muchos tipos de uñas postizas y en todas se utilizan químicos que sirven para pegar o despegar a estas. Estos químicos no han demostrado afectar más allá de una dermatitis de contacto o alergia a los componentes. Sin embargo, no son suficientes los estudios que se han realizado al respecto. Algunos dermatólogos, toxicólogos y ginecólogos consideran que el tiempo de exposición de una “clienta” en un salón especializado en uñas no afecta al embarazo. Aunque la piel absorba algunos de los químicos utilizados no se cree que sea una cantidad suficiente para considerarla peligrosa.

Por otro lado, los químicos expelidos pueden afectar a las mujeres embarazadas en el sentido de generarle mareos, náuseas, vómitos y hasta desmayos debido a la sensibilidad del olfato sobre todo durante el primer trimestre.

 

Recomendaciones para las clientas de salones de uñas:

  • Acude a un salón de uñas reconocido que te aseguren calidad en los productos e higiene en su equipo. Durante el embarazo la piel se vuelve más sensible y en caso de una infección el uso de antibióticos es muy reducido, por lo que puedes agravar una leve infección.
  • Pide te coloquen las uñas en un área bien ventilada para evitar que los humos y gases te provoquen incomodidad
  • Procura no usar uñas de acrílico, cambia a uñas de gel que son menos riesgosas.
  • Si van a utilizar contigo una lámpara de luz UV, solicita cubran tu abdomen y pecho con un material de color oscuro y grueso (puede ser que te presten un delantal o bata).
  • Pide te proporcionen un tapabocas o mascarilla que evite que aspires los gases, humos y partículas o polvillos, en caso de que no tengan (muy pocos salones cuentan con este servicio), cambia tu cita y lleva el tuyo propio a la siguiente, puedes adquirirlo en ferreterías o tlapalerías.
  • Otra opción es esperar a que pase el primer trimestre de tu embarazo
  • Es muy importante que acercándose el parto, dejes tus uñas sin pintura, ya que en el quirófano o sala de partos, los médicos se guían por el color del lecho ungueal (donde nacen las uñas) o te colocarán un aparatito (saturómetro) para determinar tu porcentaje de oxigenación en la sangre, y la pintura puede alterar estas mediciones tan importantes.

Toma en cuenta que durante todo el embarazo tu cuerpo sufre de muchos cambios por lo que tus uñas, como ya lo comentamos, también pueden cambiar y provocar que las postizas no te duren mucho.

Nuestra mejor recomendación es que si no puedes prescindir de llevar las uñas naturales las lleves solo con esmaltes regulares que no afectan en nada. Lleva los colores de moda, manicure o pedicure francés, colores transparente, incluso colócate calcomanías que vayan de acuerdo a tu estilo. Tus manos se verán muy bien sin ningún riesgo.

 

¿Yo trabajo poniendo uñas en un salón de belleza, me afecta?

Aunque cómo ya se comentó, no existen muchos estudios que corroboren los riesgos de los productos químicos en este proceso, pero sí se han encontrado pocos casos de mujeres que trabajan en salones de belleza que han padecido abortos y su labor principal es la colocación de uñas postizas.  En otros casos se ha encontrado sensibilidad a los componentes de ciertos productos como el etilmetacrilado, la acetona, el acrílico (resina), las lámparas de luz UV (debido a los rayos que emiten) y el polvillo que se libera al dar forma a las uñas.

 

¿Debo dejar de trabajar?

No, si es muy necesario el apoyo económico que recibes por tu trabajo. Sin embargo:

  • Puedes solicitar que seas cambiada de puesto o reduzcas el número de aplicaciones de uñas.
  • Por otro lado puedes solo encargarte de hacer manicure y pedicure con esmaltes regulares ya que estos no afectan durante el embarazo.
  • Solicita que tu lugar de trabajo esté bien ventilado para evitar que sufras de mareos, náuseas o cualquier otro tipo de malestar que te provoquen las emanaciones de los productos.
  • Utiliza mascarillas especiales, que filtre muy bien los gases, humos y partículas o polvillos.
  • Procura contar con equipo de protección para tu labor: delantal o mandil, guantes de latex y protector del abdomen que evite que los rayos UV de las lámparas te afecten (no está comprobado pero puede ser una protección preventiva)

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.