Tratamientos De Belleza Y Masajes En El Embarazo

13734


Existen infinidad de tratamientos de belleza que nos gusta o gustaría realizar. Muchas veces tomamos el embarazo como un pretexto para cambiar o mejorar nuestra apariencia y elegimos tratamientos que sin saberlo pueden ser extremadamente dañinos para nosotras o nuestro bebé.

Te vamos a presentar cada uno de los tratamientos de belleza más comunes, los que puedes y los que no puedes realizarte o tienen restricciones.

Saunas vapores o tinas calientes

Estas no están recomendadas durante el embarazo ya que pueden elevar la temperatura corporal generando graves complicaciones en la embarazada como deshidratación, mareos y baja de presión. En el bebé se corre el riesgo de abortos y algunos estudios sugieren defectos del tubo neural. La embarazada no deberá de estar más de 10 minutos en temperaturas mayores a los 38.8 grados Celsius. Esto aplica también para los jacuzzis ya que además de lo mencionado puede provocar fatiga y ahogamiento.

Manicures y pedicures

El manicure y pedicure son seguros siempre y cuando se utilicen esmaltes de uñas comunes, es decir no los de gel ni las uñas postizas. Solo deberás de pedir que te traten en un área ventilada para evitar los mareos y nauseas.

Es muy importante que acercándose tu fecha de parto, dejes tus uñas sin pintura, ya que en el quirófano o sala de partos, los médicos se guían por el color del lecho ungueal (donde nacen las uñas) o te colocarán un aparatito (saturómetro) para determinar tu porcentaje de oxigenación en la sangre, y la pintura puede alterar estas mediciones tan importantes.

Uñas postizas

Existen muchos estudios sobre la colocación de uñas postizas durante el embarazo, pero no son suficientes pues aún no se determina si su aplicación es segura o no. Sin embargo, si eres cliente de un salón de uñas se sugiere que evites las uñas de resina y prefieras las de gel. Procura que las apliquen en un área ventilada para evitar mareos, náuseas, vómitos o desmayos. Cubre tu abdomen con una tela oscura y gruesa cuando utilicen lámpara de rayos UV.

Más información en https://www.sanayhermosa.com/2014/06/unas-y-embarazo/

Tintes de cabello y permanentes

Durante muchos años se prohibía el uso de tintes y permanentes durante el embarazo debido a que los formaldehidos y plomo de los productos de hace algunas décadas se creía que provocaban abortos y malformaciones en el feto. Eso ya no sucede con los productos actuales, y por el contrario existen muchos productos diferentes para los diversos gustos y preferencias de las embarazadas, sin tener que sacrificar su cabellera.

Cuando te lo apliquen pide que lo hagan en un área ventilada ya que el amoniaco de algunos productos pueden provocar nauseas o mareos.

Para saber más: https://www.sanayhermosa.com/2013/03/tintes-y-permanentes-para-el-cabello-durante-el-embarazo/

Masajes

Existen masajes seguros y exclusivos para las embarazadas, pero es necesario que antes de realizarse uno lo comentes con tu ginecólogo ya que aunque la mayoría son seguros, no todas las embarazadas están autorizadas a hacérselos debido a su estado de salud en particular. En el spa al que se acuda deberás de avisar que estás embarazada a todos los involucrados para que tomen las medidas necesarias como hidratarte constantemente, evitar tocar zonas de tu abdomen, generar demasiada presión, utilizar hierbas o aceites dañinos para tu estado, ponerte de espaldas demasiado tiempo (especialmente a partir del cuarto mes es preferible que te mantengan del lado izquierdo); y cuando se trate de ponerte boca abajo deberá de ser en una camilla especial para embarazadas con hueco a la altura del abdomen y sin que tu panza cuelgue demasiado. Los masajes se deberán de evitar en el primer trimestre. También se deben de evitar los masajes en tobillos en pies  ya que aceleran las contracciones.

Aromaterapia

Deberá de evitarse. No existen estudios que los recomienden ya que muchas hierbas que se utilizan en este tipo de tratamientos relajantes pueden provocar contracciones y hasta abortos, algunas de las hierbas más comunes que se deben de evitar son: romero, albahaca, cedro, salvia, hinojo, canela, enebro, mirra, mejorana y tomillo.

Botox

Deberá de evitarse completamente durante el embarazo y la lactancia

Antiedad

Existen  demasiados  tratamientos antiedad, sin embargo muchos, sino la mayoría de ellos deben de ser evitados durante el embarazo y la lactancia. Se habrán de evitar aquellos que sean a base de retinoides [vitamina A]  (ácido retinoico, retino o retina, tretinoína y adapalene) ya que causan serias malformaciones en el bebé. También deben de evitarse los que contienen botox, ácido hialurónico, colágeno e incluso, las cirugías estéticas. Los tratamientos antiedad deberán de quedar en espera para después de la lactancia.

Para saber más sobre la vitamina A: https://www.sanayhermosa.com/2013/08/la-vitamina-a-pros-contras-y-durante-el-embarazo/

Acné

Las hormonas andrógenas son las causantes de que las mujeres embarazadas noten un aumento o disminución de acné durante esta etapa. Las mujeres embarazadas que presentan acné durante esta etapa deberán de tener mucho cuidado con lo que aplican o ingieren ya que la mayoría de los productos para tratar el acné están contraindicados durante el embarazo algunos de ellos pueden provocar malformaciones en el bebé. Tampoco deberán de ser utilizados durante la lactancia. Se deberá de evitar, incluso cuando se está planeando el embarazo el Accutane o Roaccutan ya que es extremadamente peligroso para el embarazo y el bebé. Otros medicamentos a evitar son: isotretinoína, tetraciclina, doxycyclina, y minocyclina. Algunos medicamentos que sí se pueden utilizar pero solo bajo estricto control médico son el peróxido de benzoilo (gel), eritromicina (gel) y clindamicina (gel). En caso extremo de acné deberás de acudir al dermatólogo.

Varices

Algunas mujeres que no padecían de varices las han presentado durante el embarazo, esto se debe también por genética, problemas hormonales, obesidad, sobrepeso  o por estar mucho tiempo sentada, de pie o llevar una vida sedentaria. Es necesario hacer ejercicio ya que de esta manera se estimula un mejor flujo de sangre al corazón. Otras opciones son: evitar subir demasiado de peso, mantener las piernas elevadas por arriba del nivel del corazón al descansar y no cruzarlas cuando se esté sentada. Utilizar ropa que no esté ajustada y evitar estar de pie por períodos largos, también puede ayudar. Para saber más: https://www.sanayhermosa.com/2013/03/que-son-las-varices/

Celulitis

La celulitis es padecida por el 90% de las mujeres en el mundo. En el embarazo también se corre el riesgo de padecer de celulitis. Esto se debe a la prolactina la hormona que ayuda a preparar las glándulas mamarias para la lactancia, misma que estimula la producción de células grasas, aunado a la retención de líquidos que se padece durante esta etapa. Es por ello que el número de mujeres con celulitis aumenta.

Para evitarla durante el embarazo, se recomienda vigilar muy bien la alimentación. Evita el exceso de sal o de azúcar, así como los alimentos muy grasos. Procura no subir más de 15 kilos durante el embarazo. Otra opción son los masajes en glúteos y piernas, además de ejercicio sencillo como caminar o nadar. Consume mucha agua.

Tratamientos corporales.

Deberán de evitarse los que llevan envolturas para generar calor. Así como los que ejercen mucha presión a nivel del abdomen o utilizan aceites y hierbas de aromaterapia. Deberás de acostarte sobre el lado izquierdo o en una camilla especial para embarazadas (ver masajes más arriba). Los tratamientos que pueden llevarse a cabos son los drenajes linfáticos, algunos hidromasajes ligeros y reiki. Platica con tu médico para que autorice tus tratamientos.

Depilaciones.

Durante el embarazo algunas mujeres presentan un incremento de los vellos debido a la progesterona. Para la eliminación del vello se recomienda:

Utilización de rastrillos que cortan el vello al ras de la piel; depilación con máquinas eléctricas, aunque puede ser lento eliminar el vello y un poco doloroso es una manera segura; cremas depiladoras, la mayoría de ellas son seguras, sin embargo, deberán de consultarse con el ginecólogo o dermatólogo para mayor seguridad. Las ceras frías pueden utilizarse ya que no queman o lastiman la piel por el calor, pero causan el mismo efecto de la depilación con cera caliente al generar el “tirón” que puede afectar  causando la dilatación de los vasos sanguíneos y provocando várices o sensibilidad de la zona a depilar.

Los tratamientos que se deben de evitar durante todo el embarazo son el láser o la fotodepilación; aunque no existen muchos estudios que comprueben daños durante el embarazo ni la lactancia por ley internacional quedan restringidos durante estas etapas de la mujer por no ser necesarios para la salud de la mujer o el bebé. Existen casos extremos en que el ginecólogo autoriza por escrito y haciéndose responsable por los tratamientos de fotodepilación.

Camas de bronceado

Existen muy pocos estudios sobre el bronceado en camas especiales para este fin, sin embargo, se recomienda evitar su uso ya que: pueden elevar el calor corporal en la mamá provocando un aborto o defectos en el tubo neural del bebé. Los rayos UltraVioleta  pueden bajar el ácido fólico, lo que también causa problemas en el cerebro y médula espinal en el bebé; estar recostada boca arriba por largo tiempo puede disminuir el flujo de sanguíneo, provocando mareos y aturdimiento en la embarazada; además que reduce los nutrientes y oxigenación llevada al bebé que puede provocar crecimiento lento y bajo al nacer.

Estrías

La piel se rompe en sus  capas superiores: la dermis y la epidermis, generando cicatrices delgadas. Las estrías se deben a los cambios hormonales o de peso y los estiramientos de la piel que surgen durante el embarazo o los aumentos bruscos de talla. Es muy importante que se acepte la idea de que en la mayoría de las mujeres, las estrías son inevitables. Solo unas cuantas mujeres (aproximadamente el 10%) pueden presumir que no padecieron de estrías aun después de varios embarazos.

No existe una crema que sea realmente eficaz en el tratamiento de las estrías durante el embarazo, ningún producto evita que estas desaparezcan. Se cree que la aplicación de aceites y cremas que contengan almendras dulces, oliva o de vitamina “E”, “Manteca de Karité” o  “Manteca de Cacao” ayudan a evitar las estrías, sin embargo, no ha sido científicamente comprobado. Estos productos lo que hacen es que retienen la humedad permitiendo una humectación que ayuda a tener una mejor elasticidad de la piel. Se recomienda el ejercicio, una buena alimentación y consumo de agua abundante durante el embarazo. Evitar todos los productos que contengan vitamina “A”, no autorizados por el ginecólogo.

Para saber más sobre las estrías: https://www.sanayhermosa.com/2013/04/estrias/

Otros tratamientos que se deben de evitar:

Las mujeres que aplican estos tratamientos y están embarazadas deberán de seguir las mismas medidas de cualquier otra mujer embarazada, sin embargo, si su trabajo es de alto riesgo es conveniente que soliciten cambio de puesto o suspendan temporalmente su labor. En caso de seguir trabajando pueden exigir a sus empleadores el uso de equipo que las proteja de productos químicos que tocan sus piel, son inhalados o afectan penetrando en la piel como los láseres, equipo eléctricos, de radiación o rayos UV. Así como evitar el cansancio extenuante como los masajes a mano.

Artículo escrito por: Martha Aline de la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Shares